''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

domingo, noviembre 15

IV

Estudiaba y se tocaba, inevitablemente, la cara, siempre. El ojo, la nariz, la frente, rascaba, apretaba, el pelo, el cuello, las sienes, raspaba. Sus dedos conocían todas sus pecas, si algún día se quedaba ciega sabría reconocerse, no podría confundirse. Hasta que hurgó de más en su mejilla y descubrió su incipiente muela del juicio y mucha baba y sangre.

2 comentarios:

Yareli dijo...

Hola Jules!

Me dio mucho gusto leer tu comentario por allá, sobre lo que me comentabas de los poemas, sería bueno, por eso procuro etiquetarlo como "poesía" pero soy algo desordenada...en fin.

Nos estamos leyendo.

Ah, y cuidado con esas muelas del juicio, son asesinas.

Anónimo dijo...

Genial este, parece una niña estudiando insoportablemente incómoda ante un nuevo cambio que cuesta baba y sangre :)
LOU
mejg

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.