''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

lunes, noviembre 12

hay un ánimo de desarraigo
que no sabe hacia dónde condensar
si hacia un panteísmo literal
metamórfico y constante
o a una sumersión patética

cómo se construye un aoristo
que culmine y se actualice
sin devorarse en una angustia
espantosa y superficial

no sé cómo acontece el
encuentro, otro en el que no me
hagan ruido las palabras

hoy me siento quebrado
pero oscilo.
entiendo las posibilidades
de la catástrofe
pero no combinan con el
derrame y la sequía.

necesito multitud.



viernes, abril 6


acompañábamos lo que éramos durante todo el trayecto
a veces yo lo miraba de reojo, así, como para ver si seguía ahí
vos, en tanto, significabas distinta la distancia.
creo que me cansé de las palabras cruzadas, dijiste.
y tu voz peculiar resonó hueca.
quise ser tanto 'más témpano y menos mujer'
y sólo vi tus labios despedirse.
desencontrándonos,
manosié esas pelusas de frazadas que siempre tengo.
-nunca sé con cuánta deliberación-
ocupada en una fruición deconsolada y automática
ya ni sentía el olor múltiple de las calles.

sabés cómo ubicarme
todavía te debo algunos libros.
no te presiones:
nos aburrimos nomás.


domingo, febrero 19


me acordé de esas noches en las que esperaba.
esperaba siempre,
fumaba sola
iba a la terraza y
la nostalgia que no existía
me dejaba varada en lo más mediterráneo del mundo.

me sentía genuinamente sola.
en la mayor expresión
legitimada
por el amor más ridículo.

quería enamorarme
de un cuerpo ajeno
que se asomaba en un balcón
más cerca de lo acostumbrado y esperable.

pensaba que estábamos pensando lo mismo.
fragmentos recortados
por el humo y el viento.

quería que a través de la sucesión de terrazas
nos hiciéramos cómplices.
que fuésemos espejo.
entrañando la angustia
y las palabras.

entonces
él llegaba
y, con labios morados,
saboreados de vino
y un par de parliaments,
me daba un beso singular.



sábado, enero 7


trató la negación en reiteradas oportunidades
tendría que remitirse a sí mismo
metasearse.
por eso acá no pregunte
que no, no va a encontrar nada

nada más que ausencia.
siempre oscila
aunque eso lo angustie
o lo reconforte.
es repetitivo, más bien.
un tipo bastante depresivo.

y bipolar.
en sus ratos libres anima fiestas.

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.