''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

miércoles, noviembre 11

III

Olvidate de mí para siempre, suprimime de tu vida, levantate mañana y empezá de nuevo, sin mí. Como si nunca hubiéramos sido. Hoy me desdibujo sin vuelta atrás de todo lo que sos. No quiero hablar de un nosotros que perdimos cuando te lloré y te grité tan fuerte que se me cortó la piel, cuando vi que sentía placer al ver la sangre que manaba de lo que algún día parimos. Un placer casi extásico cuando me fui dando un portazo y te dejé con toda tu estupidez en el alfeizar de tus labios. La edad nunca me importó, mi temeridad siempre estuvo un paso adelante. Las fichas que me jugué y vos triturabas con enorme y atroz silencio, hicieron que yo soltara la guillotina y apretara la flecha que se dirige a la izquierda en el teclado. Lograste que escupiera ácido que terminó por consumir tu huella dactilar de mi cuello. Pero aún creo que mereces conocer toda esta putrefacción. Si alguna vez lo dudaste, sí, definitivamente te amé, pero ahora sé que era un amor enfermo que condimentamos con engaños y simulacros. Ya no quiero ver tu risa burlona y tu desinterés pintado en la cara. Olvidate, nunca fui tuya...

Santiago, esta es la nota que se encontró junto al cuerpo, o al menos una parte, transcribí lo que pude, vos viste la sangre que había ahí, todavía siento el olor. No sé si todo esto sirva a tu historia. Igual sigo pensando que sos un morboso.
Un beso, Clara.

No hay comentarios.:

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.