''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

lunes, noviembre 30

VI

ya no puedo pensar en vos
es sentir que de mi sien son arrancados tornillos sin desenroscar
como si se desmoronara con toda su magnitud la frente sobre mis labios
como si la nuca se me escindiera por un golpe inconcebible
es sentir que los hemisferios ya no caben y que la presión me agoniza.
Perdoname Octavio, pero ya no puedo.

domingo, noviembre 29


lo ridiculo
un estrujar intrínseco
como si,
si nada,

como una tanza
que tira para abajo
que al volver raspa
y se enrosca más
ridicula
te reís, nerviosa
pero sola,
un secreto
lo que no podés tocar
eso
y nadie
como si supieras
otro cigarrillo
o hasta mañana
y que deje de quemar
lo que ni siquiera punza
sinónimo

es el tamaño
y cómo importa
no, no
es la incisión
el sadismo
es el desgarro
el hilo
el pulso
otra vez
sólo puede ser
(el vacío)

inquieta
como resultado
de lo que no
rebelde
e insospechable
es gris seco
el color
(el olor)
si me doy el pecho vuelta
y rayado
un huequito
desde ahí
y todo se reduce
a que estoy acá
envenenando
(me)
corroyendo
y sobretodo
ridícula
y poco consistente

acabóse
cuando roe


y tenés talento.
encima.

viernes, noviembre 27

Volo

quiero rasparte y quedarme con el olor salado de tu pecho
y en un espasmo de excitación esta madrugada perder mis uñas en tu espalda.
porque no quiero que te vayas,
por eso.

s/t

A Elda

algo así como inexplicable
pienso en vos y lloro silente
ojalá nunca te hubieras ido
sí, egoísmo mode on
pero es que te extraño
para siempre

miércoles, noviembre 25

V

pisó el cordón y acto seguido, la cuneta.
así se lo llevó la lluvia de ayer.
está por ahí, yo sé
aferrando una hojita
o armando un barco de papel
de todas maneras,
aún se lo busca.

lunes, noviembre 23

sopranía


lo atravesaba todo con su voz
sin palabras
entre la garúa constante y suave,
sólo ella.

[ agradezcote pequeña ]

hiper

me asomo para ver cómo la melancolía
cae vertical, cómo queda ahí, sujeta,
espesa, entre el suelo y el cielo,
tan tupida que las lágrimas se vuelven ingrávidas
y se mezclan con el sudor húmedo del sueño febril.
entonces, desnuda, salgo,
cierro los ojos, con el mismo ritmo de mi corazón,
me descomprimo, en un segundo de cenit máximo
y en ese estado mayúsculo me disperso,
y me hago espacio, porosa,
silenciosa pero inevitable.

sábado, noviembre 21

apetito



invento
que sé quién sos
y construyo
tu virtualidad
según lo que le conviene
a mi lengua
y la delectación,

martes, noviembre 17

qua


el vacío se abre como la tinta,
se dispersa ubicua
y empuja y corroe
entonces ya no se respira
y el pulso en la piel
retumba profundo
hay que cerrar la boca,
juntar los labios
porque intentará escaparse
y el fin será una maraña de afueras.

I'm gonna steer clear



nada. el escucharla basta. y más de él. puf. eso.


domingo, noviembre 15

IV

Estudiaba y se tocaba, inevitablemente, la cara, siempre. El ojo, la nariz, la frente, rascaba, apretaba, el pelo, el cuello, las sienes, raspaba. Sus dedos conocían todas sus pecas, si algún día se quedaba ciega sabría reconocerse, no podría confundirse. Hasta que hurgó de más en su mejilla y descubrió su incipiente muela del juicio y mucha baba y sangre.

ruego

sábado, noviembre 14

geometría sólida

des-doblarnos
hasta desaparecer,
pero juntos.
que al cruzarnos entre nuestros brazos
nos des-envolvamos
hacia lo otro,
sin nombre.
hacia el sólido espacio temporal
que nos rodea
y que la piel se haga tela para esconder-nos del tiempo

miércoles, noviembre 11

III

Olvidate de mí para siempre, suprimime de tu vida, levantate mañana y empezá de nuevo, sin mí. Como si nunca hubiéramos sido. Hoy me desdibujo sin vuelta atrás de todo lo que sos. No quiero hablar de un nosotros que perdimos cuando te lloré y te grité tan fuerte que se me cortó la piel, cuando vi que sentía placer al ver la sangre que manaba de lo que algún día parimos. Un placer casi extásico cuando me fui dando un portazo y te dejé con toda tu estupidez en el alfeizar de tus labios. La edad nunca me importó, mi temeridad siempre estuvo un paso adelante. Las fichas que me jugué y vos triturabas con enorme y atroz silencio, hicieron que yo soltara la guillotina y apretara la flecha que se dirige a la izquierda en el teclado. Lograste que escupiera ácido que terminó por consumir tu huella dactilar de mi cuello. Pero aún creo que mereces conocer toda esta putrefacción. Si alguna vez lo dudaste, sí, definitivamente te amé, pero ahora sé que era un amor enfermo que condimentamos con engaños y simulacros. Ya no quiero ver tu risa burlona y tu desinterés pintado en la cara. Olvidate, nunca fui tuya...

Santiago, esta es la nota que se encontró junto al cuerpo, o al menos una parte, transcribí lo que pude, vos viste la sangre que había ahí, todavía siento el olor. No sé si todo esto sirva a tu historia. Igual sigo pensando que sos un morboso.
Un beso, Clara.

lunes, noviembre 9

II

Cuando ella se dio cuenta, el cuchillo, la ira y la lujuria ya estaban sobre su cuello y la línea fue cuestión de un instante. Su conciencia, palabras y respiración se estamparon en el mosaico, salpicando muerte.

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.