''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

jueves, febrero 25

corrió la lluvia y corrimos todos
y yo ya no espero


en un puntito del labio,
me cuelgan algas.

y el sabor amargo y agrio del tiempoóxido.


                                                        entonces corrió la lluvia y el temporal,
                                                        que nos hace falta.

lunes, febrero 22

ésta es su oportunidad

puede usted encontrarme en el sector congelados, si lo desea.
mientras tal vez puede ubicarme cerca de la góndola de la baja autoestima.
el precio es una bicoca, no se presione.
la promoción es extendida o hasta que se acabe el stock.
no se aceptan reclamos así que pienselo bien antes de adquirir un ejemplar, que la atención al cliente no está funcionando por un par de días, ya reiniciaremos el servicio, o al menos habilitaremos un apartado postal. 
sector congelados, recuerde.

miércoles, febrero 17

sic

quería preguntarte si te querías casar conmigo. es tarde, de noche, llueve, yo sé, pero decime.
acabó el cigarrillo y pensó que las noches se hacían enormes, tenía miedo desde hacía un par de horas y era sola. al menos ya no temblaba -al menos. siempre supo que tenía la capacidad de olvidarse rápido de las situaciones horribles, le había ido muy bien, hacían falta meses, tal vez, pero se quedaba con el resultado. era ahorrativa, qué mejor. ahora necesitaba lluvia, un temporal. superar el miedo y la imagen. y que le dijeran que no se preocupara, que la atajarían si cualquier cosa, porque no sabía qué hacer. era sola y de noche, llovía.
dale, como para ir sabiendo.

martes, febrero 9

así

y es entonces cuando volver es
v o l v e r, un viejo gordo, taimado, sudoroso, odioso y esquinero.

miércoles, febrero 3

vuelvo a verte
y me muerdo el labio
entonces,
giro la cabeza, miro la calle y más allá.
y me silencio lo más posible con el entrecejo fruncido,
repitiendo todo lo que había pensado en el colectivo.

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.