''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

domingo, diciembre 19

también éramos los últimos

bueno, básicamente no sé cómo. dije que las rutas son eternas, llueve, resbala y eso me daba miedo por si se iba. le dije que para mí era el mundo. que, bueno, critiqué su existencia porque lo odiaba, odiaba que se fuera, se fuera siempre. y me prometiera paraísos post mortem. me dijo que mi vida era una mansturbación egoísta, que de mis palabras lo hueco era el sustento. que otras veces me nominaba a través de la constipación. le dije que me chupara un huevo. cuándo dejé que me ocupara intrínseca? se iba, se iba y yo menguaba de a miembros. detestaba verlo ser con otros. lo despreciaba, era nauseabundo. y sobre todo ridículo. había hecho lo mismo conmigo, claro. pero patético movía hasta sus manos. era, como siempre, como el de antes. y yo lo veía en las caras de todos, completamente vencidos. ridículos, sobre todo, ellas. a las que idiotas, yo también, suponía. él los transformaba poliédricamente porque no podía vivir sin este cuerpo. enroscadamente enfermos, también éramos los últimos. ah, no no, para qué?  te juro que ya deja de sangrar, es un ratito, de algún modo, dije. entonces el asco se iba, papá, viéndole ahí conmigo tan poco insomne, ese hálito último y dulce, de mucho amor que me daba.


viernes, noviembre 19



en la sangre estaba el verbo
en la boca húmeda de la lluvia
en el mutismo.
en un mar inundado de cuerpos
en la grieta que devora nuestro obólico silencio.
ahí, supurando interminable.

sí.
sé mi psicotropo,
te dejo.


lunes, noviembre 1

tu voz que asumo



no sé qué decirte que hagas
con este cuerpo de música
con esta superficie 
sin narrativa estricta
yo entro en conjunción, 
tan simple
sintiendo cómo manipulas las palabras
y las hacés tan preciosas

ah, quién inventó la frontera

así, con una guitarrita 
o una cuica
y tu voz que asumo marina
pausada, 
caliente, 
de verano.

en este marco tal vez la vía tradicional no funcione,
voy a tener que tomar tu casa, obligada por la coyuntura y la necesidad.


domingo, octubre 10

ataraxia

saber
si podemos convivir el silencio

encontrándonos o desaveniéndonos en el ruido

-el intertexto no importa.

que lo noético propio o respectivo no nos atasque.

suspender la maquinaria,

confiar en que las cesuras en los discursos son penetrables

por nada más que la comodidad

de saber que la conquista no es permanente

-que ya es un hecho


entonces, te juro, que ahí nos casamos.

mientras seguiré destrozando aldeas

mandame un mensaje, si te parece.

beso,



martes, octubre 5

claro



recrearte en la inconmensurabilidad


de un discurso,


actualizarte


manosearte


a través de isotopías


y creerte en una


transmigración negligente

jueves, septiembre 23

entonces

Pienso cómo

cómo estás, de qué manera te acostaste recién

si se te caen las frazadas mientras dormís

o si ya las quitaste por el calor

cuánto tardás y qué te hace demorar

por qué das tantas vueltas

cuánto soñás

si te levantás a hacer pis durante la noche

en qué pensás.

si antes te acariciás los pies entre sí

como acto reflejo como yo

si preferís cubrirte completo y dejarlos afuera.

o dormir desnudo, cómodo, boca abajo

cómo



ay

sos tan maleable.

y yo puedo hacerte un pito re grande si quiero.

y que me des besos en los ojos cuando me levante.

me parece.

concubitu

Intento saber si los cuerpos se encastran encadenados
con la crueldad de un vacío y lento tiempo que ya es intraducible.

Temo que la respuesta es precisa y fulminante.

Los miembros se disocian, se enroscan pero jamás llegan a tocarse,
antes se curvan, sin llegar al contacto,
el contacto eléctrico que los mantendría coherentes con la armonía de los otros.

Mercurio no tendría motivos de burla.

Pero quién sabe si es prudencia el falso enlace
o es ignorancia sin voluntad
o es el olvido de cómo es la verdad más rígida
de que no hay más nada
de que ya no hay nadie posible.
sólo un alguien entre los zócalos de este mausoleo
empapado de vacío y lento tiempo y humedad.

Supe arder y perder, bajo tu desdeñable cohorte.


Ovidio, bajo tus pies y mi cuerpo, la militia amoris.

viernes, septiembre 10


No.
Eso a vos no te gusta.

Lo hacés para convencerte
de que cojerme así sería más tangible

intenso

turgente

convencerte
de que de alguna manera
participás
de algo que yo asocio con lo bueno

lo etéreo

lo sublime.

persuadirte 
de que con una mención inútil

estúpida

yo sustituya a los otros
por la celeridad de tu espasmo
en alguna coyuntura de nuestro sexo.

No.
No te mintás.
y morite de una vez por quererme
que cronos está hambriento
y esto es aburrido.



martes, septiembre 7

hoy sentí que te quería más actual
vení y sé conmigo.
paseemos en trole,
conocé conmigo todas esas calles que tan lejos me quedan de todo.
que me duelan los pies,
por tu culpa
quiero que sea tu culpa.

ahora.

en otro tiempo, los helados venían con un valeotro
y yo juntaba figuritas para un álbum.

vení, que soy buena.



domingo, agosto 22

desde la sangre,
los recorridos vasculares que de tu ojo
                             al pulmón.
contorneo la figura con la sombra
y no queda más
que un perfume
           en la mejilla de un asiento.
qué de tu existencia?

               siquiera la tibia sangre.

jueves, agosto 12

insustancial

ahí me ví, arriba tuyo.

un poco melancólica
pero

ya no vas a ser yo.

no llorés,
pero ya no te quiero.

miércoles, julio 28

-

voy a masticarte,
con todas tus palabras virginales.
a sentir tanto placer.
eso faltaba, de alguna manera al tragarlas,
voy a poseerte
estás muerto, consumido,
lamido,
desde la conjunción
hasta el último párrafo, conclusivo,
según la atmósfera que pretendiste, plástico.
llorá que todos nos vamos a morir
y nos vamos a olvidar.
llorá.

sábado, julio 24

speculatio

sed longe
abutor nocte integra tibi
perceptio tui faciei 
 scelesta excogitatio est
peritis occulis


sos la intelección por la que más amerito
con esa lengua que ubicua
elucubradoras manos
sexo intensivo y marítimo,
a saber, desaparecida la sensación,
el homicida tiempo,
mi apetito intelecto es autosuficiente.

martes, julio 20

*


fundamentalmente supo que era toda la ausencia que podía cargar.
era una absoluta inexistente e invisible.
inmiscuyéndose antes de que tocaran el timbre al chofer,
rozando a quienes bajaban consigo o entre ellos,
sin hacer el menor ruido, la más insignificante presencia.
nadie para todos los nunca que se te pudiesen ocurrir, vos tan razonable indiferente.
era la negación más cínica, cítrica.
la extranjera más anónima, esquivada incluso sin su pretensión por los autos.
se codeaba con los vacíos, que circundaban fríos de escarcha de un par de junios.
espacialmente inconmesurable,
conceptualmente inaprehensible, sin negación ni oposición saussurianas.
dejó de comprender que tenía ropa, pelo, cuerpo.
sólo era ablativos plurales.


*


y entonces la literatura me reconstruye, me sublima.
y aunque estés terriblemente muerto,
y todo sea tan disfórico, 
parentético,
cerciorás para mí ávida y velozmente
la multiplicidad
y el goce más intransigente

martes, julio 6

ahogada o todo lo que se calla más allá

sibila, bien dispuesta, sí.
cuánto de vos se quemó en ese instante
vi cómo se extinguía, ciego.
nunca hice tanto por acercarme.
quise abarcar todo lo que alcanzara
hasta que se desarmó, se disolvió.
hice un pacto, bien sola, bien errónea.
desde entonces supe que iba a ser cómplice.
testigo,
si hubieses compartido, insalvable.
casi muy conciente llegué adonde siempre supe.
testigo durante todas las noches
sincrónica, histriónica, sádica.
jamás sabrás cuánto intenté.
nunca, nunca? no.
basta el olvido omnisciente.
e incontestablemente la incisión sucede más profunda.
anegada sin posibilidad de respiración
de catarsis, contingente, continente.
si algo ocurriera, quise, demasiado.

sábado, julio 3

está pasando algo muy grave.
me voy a largar a llorar, ay.

miércoles, junio 30

.


que en las letras de esos tangos está la vida.
eso te dije, dormida.


jueves, junio 17

hasta que se disocia, arenga


De esto se alimenta y se escindiría cuanto sea necesario.
porque de eso se sostiene en tanto le cabe.
exagera porque es lícito
reconoce que no sos fácil 
y eso excede las posibles etiquetas semánticas poco serias.
siente que no sabe, que se extraña sola
cuando le faltan ciertas cosas.
indaga en las exequias que encuentra.
se convierte en espinosa irreprochable.
hasta que se disocia, arenga contra sus mitades,
so pena de mayores desmembramientos,
para que mantengan esa confianza de que algo existe aunque pequeño,
algo sobre lo cual destruir la nostalgia.

jueves, junio 10



E.
y te extrañé, porque de esas palabras desprendí mucho.
te supe ahí todas las veces, pero de momento a otro ya no estabas.
zanjas, zanjas de enredos, confusiones, incomprensiones, distancias, y yo te extrañé. 
no, no fue que te fuiste, ya no sé. fluctuamos, creo.
igual, qué necesidad de permanencia, si los lazos son tan así: libérrimos. 
por eso te extrañé, porque te quiero tanto. 
tu desquicie sigue intacto. 
yo ya no estoy ahí, en el ruido, viste. 
desde que miro hacie el este, 
desde que devoro las noches y que el tiempo pasa distinto, 
desde que considero lo prohibido y juego insaciable, 
desde que conocí cuestiones neutras, desde eso, más o menos: 
no me reconocerías, si alguna vez te hubieras ido, por completo y para siempre.
entonces encontrarte en secretos es volver hacia adelante, 
non habemus pasado. yo con esas cartas no estoy jugando. 
es extraño, yo sé, pero te juro que facilita las cosas.
o no, casi que ni es consciente, que es mejor. 
pero en fin, sólo quería decirte que me gusta verte por acá y hacia adelante. 
pendular zigzagueante, balbuceamos riendo sinsentidos.
porque te quiero tanto, E. -peón casi de sangre preferido.



jueves, junio 3

escena I



(una luz, ella entra, se sienta, bajito)
(silencio)








(sólo un cigarrillo y dedos largos)
de pezones enhiestos fue la noche,
de temblorosa companía,
de traducción interminable
de lo que se escapa, ligero,
de todos los astros
que en composición circular contemplan
sigilosamente,
de todos los gatos
que escarban y gritan,
el agua que se lleva los reflejos mudos de la calle,
de un gesto que será orgasmo,
de cuando estar sola ya no sea predicable posible,
y de las fuerzas conjuntivas
que explican las más ridículas génesis
donde más tarde faltarán hemistiquios
en otro tiempo imprescindibles.

De todo eso te hablo, entendés?- (tira la colilla, satisfecha, se retira, sola, como entró, pero más despeinada)

lunes, mayo 24

(arjé)




de repente
             la nada,

como si se hubiera abierto un ojal, una coronis en el tiempo
un bostezo en el espacio, y ese fue el comienzo
y el fin.
             de todo.

.
.
.

sábado, mayo 22



no,  esas cosas a mí no me sostienen.

domingo, mayo 16

el mar


convinieron por el mar,/
los peñascos/
y el abundante viento sur/

disociaba, obnubilante/
/a ella, sin marco/
que había enmudecido/
y de vez en cuando le costaba demasiado respirar/
de garganta oxidada/
ocultaba y escribía frenética/

se mantuvo erguida y fría/
por la arena./
los pies primeros, los del agua/
/supieron a sal/
fue de noche./
y de opuestos./

era de hálito mundano./
se reflejaba diametral./
/entonces hablar con él suponía hablar consigo
/y el mar./


lunes, mayo 10

dos


del número me desprendí con sumo tremor hueco
perpendicular al esternón, mirando al sur, trizando el río.
yo demasiado búho con voz simuladora de fuego,
captor de una constante, frenética y plural distorsión.
didascalias funestas que te eligieron saliente.
y acá mi cama inmensa, relamiéndome a mi insomne.


miércoles, mayo 5



era la misma cara de la muerte
sonriendo lastimosa.

-demasiada cerveza-
                    
borrosa de la noche
oliendo a guerra. 


lunes, mayo 3

.ella



era la que hablaba del olvido
la que no quería matar
para que no se acordaran,
olvidándose antes o después,
de que ella era la que no quería saber que había muerto.
tan seca
tan ebria
tan sola.
pedía, todas las noches, inconsciente,
que no la asesinaran.
porque sorbía el humo, donde terminaba la piel de otros
y tiraba en la oscuridad, junto a las colillas, la gracia que le sobraba durante el día,
con el cráneo neblinoso, para perder la noción de ese olvido 
tan probable
tan cercano.

ella.
que, llorando cuando nadie la veía, desapareció.

sábado, abril 24

abril

me leí en cada una de tus palabras, en cada fonema había un rasgo que me explicaba que vos sabías que siempre en esas calles habrían sedimentos de lo que yo ya había querido olvidar tan vehementemente en pos de frenar esa clase de carrera ridícula, restos de horas, de nada más que unos nosotros jóvenes atemporales e inocentes. cambió la estación y yo, aún deslizándome bajo los árboles de vez en cuando me acuerdo de que esa música, en este o aquel lugar, es tan vos, tan viaje, tan humo, tan noche. cambió la estación, y de a ratos espero algo, inmaculada de todos los signos que dejaste de pronunciar, porque sin, ya no soy más para un vos de lo que puedo inventarme que conjeturo. porque todo finaliza al decir que la relatividad está en cada segundo, inescapable, atenazante. regresas sólo en palabras, tan parcial. y nuestro lenguaje es libre, multívoco y negativo, definido. 
inconscientemente, esto es sólo un.

miércoles, abril 21

 rompé
           rompé
       rompeme 
  todo el cuerpo

fuerte

de noche

donde vos quieras

   así grito
                     que supe morirnos

lunes, abril 19

uno


Abrió los ojos, inconsciente, pasándose la mano por la frente, y se sintió mojado.
y con un olor ferroso entre los dedos.
respiraba raro y sobretodo, espeso.
miró hacia el piso, porque pateó en el piso
y ahí, su hermano, boca arriba, respirando aún más denso y húmedo
y sobretodo, muerto.

sábado, abril 17

lunes, abril 12

un o


estás más allá tan
                         allá
                      y acá yo te estoy,
            un oliverio.


mudándome continuamente 
de repente en un pájaro,
                   o bajo la sábana
                         o en un tren.
consiguiéndote verme, impasible. 

 (unoliverio)


martes, marzo 30

yo sé

en ningún signo hay nada,

sos mentira.

o secreto.

o certeza plural.

igual no entiendo, así que.
yo sé,
no vas a decir nada.
ya sé,

estúpido.
andá.

domingo, marzo 28

así como habitual

 
'no se si tengo lo que vos querés 
no es que pretenda lo que no tenés 
no sé qué quiero 
no sé qué tengo, 
ya casi no pienso sólo bailo bailo bailo 
bailo bailo bailo'
¿sentís, realmente sentís cómo se te mete por todo adentro como un demonio, 
cómo vibran los músculos en cada segundo, cómo late todo el cuerpo al unísono,
tanto que si te acercás a mí, la escucharías, sentís cómo entrás al umbral entre el silencio y el éxtasis, sentís?
entonces sí, Friedrich, sólo y únicamente si sabe bailar.

['qué raro, qué raro, vuelvo a estar enamorado, qué raro']

lunes, marzo 22

cuando por fin me encargué de hacerme silencio, me di cuenta de que me iba a ahogar acurrucada entre tantas entrecruzadas palabras e imágenes fuera de estación.
antes de prearrepentirme, hice lo único que pensé atinado, me levanté y pinté. 
pinté la nada, ésa.
el vacío ese, del que me habló él la otra noche, desde ese espacio que él supo cruelmente hacer espejo de todo lo que yo había optado por considerar pasado, porque todavía recuerdo que todo eso había sido demasiado corrosivo para mí también.
pinté y todo fue negro, y la profundidad que supe ubicar en el centro fue del color de la sangre, el color indicado de no precisar ese músculo agudo ya más para esta odiosa vigilia ni ningún sueño.
al fin y al cabo todo fue como taparme la boca con un dedo mientras dejaba que el humo que surgía de mi sombra en la ventana de turno se hiciera noche cerrada.
ay ay ay
me duele la historia,
me duele la muerte,
esos poemas y la sangre.
me duelen las manos vacías
extemporáneas imposibles
pequeñas cruzadas
rayadas vacías
vacías
a menudo ni siquiera la sangre existe
sólo formas, cuerpos anónimos
y el olvido.
ojos cerrados huecos


sábado, marzo 20

teleómenos

"Llevo meses dentro de, este cuerpo sin nombre alguno.
Vientre henchido de tormenta."

pervadió e inundó y aún.
tres, dos veces y una noche acontece.
así es: fagocitando, disolví.
y he vuelto, por fin.
desde esta baldosa en adelante
me voy, satisfecha.

miércoles, marzo 10

sábado, marzo 6

me falta/ el aire que perdí/ cuando escuché que olvidabas/ y en el eco otra vez,/ como la sangre/. Pedime que me quede Octavio,/ que no te busque donde/ jamás estás./ para que no te invente./ pedi que no te oiga,/ que me falte el aire./
Pedite una coca si te parece, yo quiero un agua sin gas. Gracias. Me decías Octavio, cómo está Tito?


martes, marzo 2

ni rastros de su sombra

Llevaba todo el tormento que se podía a esa hora de la noche y la temperatura, 
y esa remera verde -una de las pocas con las que se manejaba él, parecía- 
cuando lo vio, caminando tan particular. 
Extrañada, optó por cruzar la calle. Dudando la seguridad, una centésima después, 
se volteó para buscarlo: Y sólo quedaba el tormento, ni rastros de su sombra.

Entonces se dio cuenta de que sabía inventar cuando se olvidaba los lentes. 




s/t

[ponete cómodo- dije. tenía que ser rápida y precisa. sobre todo rápida, porque sino me aburría. sentate- te desvestí, quedate sentado. no importa cómo, pero hice el bastidor con una parte de tu piel, no toda, no quería encargarme de remiendos y eso, busqué la más apropiada, digamos. en definitiva, el mejor bastidor. ahora que ya estamos, te voy a mostrar cómo absorbe. ves? la piel de la boca huele a mí todavía, tal vez esa no la pinte. no, ésa no. el cuadro sos vos, la boca, nosotros. qué satisfecha. la trementina se siente, y tan bien -es de esos olores de la infancia, como el que tenían esas gomitas de borrar que no servían para nada, que manchaban la hoja, pero eran de colores y formitas varias- y el óleo azul talo y también el café que no terminaste. terminalo, dale. sí, está frío, pero da igual, así tiene ese sabor -puede que esto haya sido antes, en el orden temporal, pero qué importa-. entonces me acordé de un pájaro que un día pinté color té con leche, que digamos que es casi lo mismo. pero no, sos azul, y negro, con alguna que otra pizquita de rojos que salen de entre las tinieblas, porque el color té con leche es para sólo ciertas cosas -como los pájaros. preferís algo en particular? podés pedirme, si total.qué, sos callado ahora? entonces yo. tarareame alma de diamante -por eso ven asíí, con la humaaanidá, alma de diaamante. yo te pinto toda la noche. todas las noches. sin falta. hasta que vuelva.
mientras, ponete cómodo- te dije.]

jueves, febrero 25

corrió la lluvia y corrimos todos
y yo ya no espero


en un puntito del labio,
me cuelgan algas.

y el sabor amargo y agrio del tiempoóxido.


                                                        entonces corrió la lluvia y el temporal,
                                                        que nos hace falta.

lunes, febrero 22

ésta es su oportunidad

puede usted encontrarme en el sector congelados, si lo desea.
mientras tal vez puede ubicarme cerca de la góndola de la baja autoestima.
el precio es una bicoca, no se presione.
la promoción es extendida o hasta que se acabe el stock.
no se aceptan reclamos así que pienselo bien antes de adquirir un ejemplar, que la atención al cliente no está funcionando por un par de días, ya reiniciaremos el servicio, o al menos habilitaremos un apartado postal. 
sector congelados, recuerde.

miércoles, febrero 17

sic

quería preguntarte si te querías casar conmigo. es tarde, de noche, llueve, yo sé, pero decime.
acabó el cigarrillo y pensó que las noches se hacían enormes, tenía miedo desde hacía un par de horas y era sola. al menos ya no temblaba -al menos. siempre supo que tenía la capacidad de olvidarse rápido de las situaciones horribles, le había ido muy bien, hacían falta meses, tal vez, pero se quedaba con el resultado. era ahorrativa, qué mejor. ahora necesitaba lluvia, un temporal. superar el miedo y la imagen. y que le dijeran que no se preocupara, que la atajarían si cualquier cosa, porque no sabía qué hacer. era sola y de noche, llovía.
dale, como para ir sabiendo.

martes, febrero 9

así

y es entonces cuando volver es
v o l v e r, un viejo gordo, taimado, sudoroso, odioso y esquinero.

miércoles, febrero 3

vuelvo a verte
y me muerdo el labio
entonces,
giro la cabeza, miro la calle y más allá.
y me silencio lo más posible con el entrecejo fruncido,
repitiendo todo lo que había pensado en el colectivo.

sábado, enero 30

so

dunque ho sbirciato,
                    ,
                      ,
                         , questi sono gli spettri,
                                                                
                                                                     e noi, un segreto

                                                     ineluttabile,
                                            
Me siento y estoy del otro lado.
               como indiecita, bien cerca del misterio.

lunes, enero 25

en tanto pinto



s i n  p a l a b r a s.
y a  v o l v e r á n.
(y  c r u z o  l o s  d e d o s)

sábado, enero 23

los despensados

Hay un no-lugar donde están todos, abarrotados.
y rebosa, si se lo mira desde enfrente,
suele vérselos derramándose por las ventanas
después de un tiempo no muy prolongado, ocurre.
y se sientan a esperar el olvido.



miércoles, enero 13

and so it is, just like you said,
                                            it would be

viernes, enero 8

vertiginosa

Vereda

escalón
u m b r a l
escalón
escalón
e s c a l ó n
escalón
a l f é i z a r

y l a a u s e n c i a

jueves, enero 7

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.