''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

domingo, octubre 25

I

El caballo enloqueció y caí a este pasto casual y ridículo de pradera de cuadro. Y me quedé acá, tendida, mirando. El calor y siempre la misma cuestión, hasta el fin de los días, buscando, llevando. Una rebelión, un día de estos, pero tengo que pensarlo bien, porque así nomás no. ¿Será que el peso que llevan es como de algodón de azúcar? no me explico y siempre en línea. Me odian ahora, pero bueno, soy yo y hago lo que quiero y si quiero me quedó acá en medio, toda la tarde, eso. Bah, otra vez. y ahora ¿cómo hago? Será cuestión de rodear esto. Yo todo el tiempo lo repito: se viene cosas importantes y éso es la exterminación, como ya ha pasado. Yo les digo, o hacemos la nuestra o dejamos de arriesgarnos. Yo así no salgo más. Un día de éstos no vuelvo. Juro que rodeo ésto como ahora y me voy por ahí. Ahí viene una. Sí, no podés pasar, ya no hay rastro ¿eh? ¿y si te aplasto? Si me ven puedo hacerme la desentendida, la que justo se desperezó y te tiró el brazo encima o el meñique ¿cuántas veces ha pasado? Un día de estos me levanto contrariada y vengo. Es tu día de suerte, mirá.
- ¿qué hacés acá tirada, Gertrudis?
Y como un estúpido la pisó.

sábado, octubre 24

ἔπος


τοσούτος χρόνον ὡς πεπαυται λέγων τλεῖον ἐσφάλκε
τοὺς χλωρούς φυλλοὺς ἂνεμος ἒπαυον
καὶ ῾ο γλυκύς ὓετος αὐτής
εὐτύχησε καὶ συν ἐκεινου τελειοῦ καιροῦ βουλέματι


(cayó por tanto tiempo que dejó de contar
el viento acariciaba sus hojas verde claro
y la lluvia su tierra
fue feliz incluso con la decisión de ese último instante)

esto lo escribí por una foto muy genial, sobre una planta que se arrojó desde un balcón, y aquí

domingo, octubre 18

que los dioses

Criatura, ¿Hacia dónde arrastras tu acelerado pie por las habitaciones? Resiste y reprime tus iras y refrena tu ímpetu. Insegura ha llevado sus pasos, cual ménade inspirada por dioses, cuando enloquece después de que ha sido presa de un dios: por la cumbre del Pindo nevado o por las alturas de Nisa, así corre ella por aquí y por allá con movimiento feroz llevando en su rostro señales de delirio frenético. Su candente faz convoca aliento desde lo más hondo, grita, sus ojos riega con copioso llanto, sonríe: aquella capta muestra de todo sentimiento. Se paraliza, amenaza, se agita, se queja, gime. ¿Adónde podría tender el peso de su alma, dónde depondría sus amenazas, dónde se quebrará el oleaje? La desborda el delirio. No repasa consigo un crimen fácil o mediano, se superará: hemos conocido indicios de su vieja ira. Se aplica a algo grande feroz, desmesurado, impío: percibo el rostro del delirio. ¡Que los dioses engañen a miedo!”

domingo, octubre 11

something o lo que un día


Voices with poetry and music call me. Not, they do not say my name, but my soul, they're singing words from my body, every space of me, taking off my tears, my smile, my eyes
like a sweet break of bones, desired, hanging out my skin, lying on your whisper's air, in a circus of false nightmares
that's my dream wearing a different t-shirt, hiding from an unbelievable monster of texture, hugging sand, memories. i can see through glass at least today
spring is waiting, i'm sitting on the grass, touching the beginning, getting dirty my hands, but quietly happy

that's still me (a time ago)

oh dói


amé esto hoy, que la vida me encuentre así y esta voz.


libertà




subí,
me desnudé,
dejé
que el viento me perdiera entre sus rayos.
aullé
hasta que los escalofríos colaron mi piel
me mareé,
y supe
que tenía que volver
que restan miles de acantilados
y tiempo
para ese magnetismo inevitable.
descalza de lo que es todo.



viernes, octubre 2

nunc




Inyectame ese aire
para que cuando me arroje no destruya la tierra
luego podré exiliarte hacia lo diametral
volveré a su lugar los ojos, los daré vuelta
así, caleidoscópica, nadaré en el almíbar de otros nombres
trenzaré pestañas, desarmaré laberintos,
para multiplicarlos
que el agua nos ahogue ahora, rozando lo indecible.



eso sería el azar / jude:

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.