''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

domingo, octubre 25

I

El caballo enloqueció y caí a este pasto casual y ridículo de pradera de cuadro. Y me quedé acá, tendida, mirando. El calor y siempre la misma cuestión, hasta el fin de los días, buscando, llevando. Una rebelión, un día de estos, pero tengo que pensarlo bien, porque así nomás no. ¿Será que el peso que llevan es como de algodón de azúcar? no me explico y siempre en línea. Me odian ahora, pero bueno, soy yo y hago lo que quiero y si quiero me quedó acá en medio, toda la tarde, eso. Bah, otra vez. y ahora ¿cómo hago? Será cuestión de rodear esto. Yo todo el tiempo lo repito: se viene cosas importantes y éso es la exterminación, como ya ha pasado. Yo les digo, o hacemos la nuestra o dejamos de arriesgarnos. Yo así no salgo más. Un día de éstos no vuelvo. Juro que rodeo ésto como ahora y me voy por ahí. Ahí viene una. Sí, no podés pasar, ya no hay rastro ¿eh? ¿y si te aplasto? Si me ven puedo hacerme la desentendida, la que justo se desperezó y te tiró el brazo encima o el meñique ¿cuántas veces ha pasado? Un día de estos me levanto contrariada y vengo. Es tu día de suerte, mirá.
- ¿qué hacés acá tirada, Gertrudis?
Y como un estúpido la pisó.

2 comentarios:

AC dijo...

es muy cruel el final y la libertad no existe :(

Jules dijo...

Oh y ahora me siento una asesina. Creo que me siento más como Gertrudis que como el estúpido, igual.
¿Y quién puede decir algo acerca de la libertad? a veces los límites entre la (sí) y la no libertad se vuelven difusos. O no, y esto sólo es literatura y palabras amontonaditas.

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.