''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

domingo, diciembre 27

senza título I

En la sombra del viento
me llegó la sal del mar.
Que me circundara, que me contrajera en un balbuceo anodino
en palabras que no se oyen en medio del agitado discurrir de las olas,
que no me dejara mayor escapatoria
que la vastedad, que la inconsciencia
y la intolerancia de las que gemían contra las rocas
y se arrastraban agobiadas por la arena.
Todo eso querría -eso, que soñé compartido-
sería el auxilio.
Si llegara,
sal arriba, sal abajo
sería yo el mar -yo-
[Dijo que] mi reflejo -y eldevosyellos-
está en el agua
que quema impetuosa, sin contemplación
para volver a empezar
                         virgenincólume
Y será siempre un ir y venir.
Ahí, de nuevo
seré la que jamás fue
porque quien entra y sale -leí-
regresa con un poco de mar
ineluctable


silencioso, espera, tu inconcebible -escabroso- fin está adonde llegue mi mano con ojos de pez

4 comentarios:

Laure Pére Lachaise dijo...

Muy profundo... casi mediterraneo...

Valentine dijo...

-todo eso que soñaste compartido-
Es increíble esto que has escrito Jules, me sumergió hacia lo más profundo.

Anónimo dijo...

"Me empobrecí porque entender abruma,
Me empobrecí porque entender sofoca,
¡Bendecida la fuerza de la roca!
Yo tengo el corazón como la espuma.

Mar, yo soñaba ser como tú eres,
Allá en las tardes que la vida mía
Bajo las horas cálidas se abría...
Ah, yo soñaba ser como tú eres.

Mírame aquí, pequeña, miserable,
Todo dolor me vence, todo sueño;
Mar, dame, dame el inefable empeño
De tornarme soberbia, inalcanzable.

Dame tu sal, tu yodo, tu fiereza,
¡Aire de mar!... ¡Oh tempestad, oh enojo!
Desdichada de mí, soy un abrojo,
Y muero, mar, sucumbo en mi pobreza."
Storni

Es un contraste, somos tan impuros y débiles ante el gran espejo.

"¡Bendecida la fuerza de la roca!
Yo tengo el corazón como la espuma."
Tan sabia...

Juliiii! Nos estamos viendo.


Lucas

Jules dijo...

Son muy hermosos fragmentos Luca, pero muy. Somos diminutos y vanos.
Gracias, era justo lo que necesitaba.
Storni, algún día seré como ella, dije una vez, y sólo me refería al abrazo de su última vez en el mar, tal vez espero poder un día llegar hasta ahí y demostrarme espuma envidiando a la roca, en palabras
te quiero un montón, siempre fuiste tan preciso por más meses que pasemos sin vernos :)


[Gracias, Valentain. Un gusto, Laure]

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.