''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

domingo, febrero 19


me acordé de esas noches en las que esperaba.
esperaba siempre,
fumaba sola
iba a la terraza y
la nostalgia que no existía
me dejaba varada en lo más mediterráneo del mundo.

me sentía genuinamente sola.
en la mayor expresión
legitimada
por el amor más ridículo.

quería enamorarme
de un cuerpo ajeno
que se asomaba en un balcón
más cerca de lo acostumbrado y esperable.

pensaba que estábamos pensando lo mismo.
fragmentos recortados
por el humo y el viento.

quería que a través de la sucesión de terrazas
nos hiciéramos cómplices.
que fuésemos espejo.
entrañando la angustia
y las palabras.

entonces
él llegaba
y, con labios morados,
saboreados de vino
y un par de parliaments,
me daba un beso singular.



1 comentario:

Leonardo Pérez dijo...

Me encantó. Casi te diría que me sentí especularmente reflejado en estas palabras.

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.