''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

jueves, enero 13


mireseme como desoyendo el orden

-
una a una las palomas se encimaban en una irrisoria orgía que pobres a la primera y a la última las dejaba insatisfechas

-
hormigas escarabajos víboras ratas se empeñaron con escrupuloso éxito en masticar los talones el codo el cuello extrañamente tu feto del que no te hablé quedó intacto ese verano

-
por algún motivo agrónomo ese verano los loros no comieron los higos negros rojos y blancos me senté a esperar pero habían muerto en primavera con los primeros ataques del viento los insecticidas y el viejo ornitófobo

-
con fruición kinestésica busqué en los ensordecedores movimientos de vaivén frenético del eucalipto protector de mi puerta un apabullante cataplasma para la contrariedad momentánea que me había apremiantemente callado durante las tres horas anteriores al estado de soledad en el que madre me había dejado

-
me había dejado cuando le dije que lo vi pasar ella vio cómo él la esperaba tres kilómetros más allá para saber si el nuevo año no la había encontrado mutilada o si el abandono al que según él ella lo había depositado era una realidad que se actualizaría al final de sus insolentes y cercanas vacaciones familiares

-
madre me había dejado yo era niñita y ella me dejaba a todos pero dijo ser como un gato que siempre había de volver y padre me había dejado a todos sí, confesaré cuando quieras escucharlo sin compadecerme por el azar que necesitaba creer que no, que ella siempre iba a volver

-
entre diez y quince pesos valieron mi hoy comprimida saciedad de estilo contenido registro información que sólo un desconocido podía darme sin tocarme


7 comentarios:

Ka dijo...

es subir una piramide por un lado y bajarla por el otro

el piso del que se sube y al que se baja es el escritor autoconsciente

subir por lo animal..un poco del arca de noe a la deriva en cualquier lado
orgias, masticar gente, chanchuyos

llegar al pico, ya a esta altura hay demasiado lio, hay que reprimir todo con verborragia discursos ética y empezar a bajar

el orden de la familia
los unicos animales con los que nos podemos asimilar ahora son domesticos
lo otro queda contenido, ahora es jugar al abandono lastimoso, la histeria y todo eso
aprender a venderse y autocomprarse, jugar nuestras piezas como objetos intercambiables
y llegando al piso el malestar de lo reprimido que pide salir, vomito, asco, bla

mejor seguir escribiendo
metido en ese viaje el “vos” anacronico universal de siempre

bue, me pintó hacer esto, salut

Leo Mercado dijo...

Podrías escribir como se te cante (de hecho lo hacés), o podrías escribir como se le cante al mundo.
Sospecho que siempre, "el deber ser", nos altera la espina como piedra infinita en el único zapato que tenemos.
Y está la verborragia. Claro.
Escribí. Ordená el mundo. El mundo es una multiplicidad de piezas de rompecabezas mezcladas al voleo sobre una mesa infinita. Y sólo las palabras lo ordenan. Dale, ordenalo. Hacé que el mundo sea.
Escribí. Dale. Hace que tu verbo siga siendo ese puñal salvaje que se me adentra en el pecho.

Elena Lechuga dijo...

hmmmmm...
me pierdo;
me perdí

emiliano dijo...

se terminaron las vacaciones?

Jules dijo...

bueno, sí, subí y bajé, pero vos hiciste el recorrido mucho más rápido, Ka. y que te pinte cuando quieras, que me gusta.

querés que me regodee en ser el puñal que te atraviesa?
termino de escribir como entre un vómito y juego y se desvanece el gusto. qué hacer con lo efímero?

pd: viste que volví antes de lo esperado! :p

ah, sí, es raro, elena, yo también me perdí, fijate. ya no sé muy bien dónde estoy.

jajajja, emiliano, cómo supiste?

Leo Mercado dijo...

Muchacha. No me preguntes a mí. Vos tenés todas las claves.
No quiero que seas el puñal, quiero que lo efímero sea el puñal.
Besotes

pezmurillo dijo...

Clap clap, niñita, clap clap.

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.