''el mar borra por la noche. la marea esconde. es como si no hubiera pasado nunca nadie. es como si no hubieramos existido nunca. si hay un lugar en el mundo en el que puedes pensar que no eres nada, ese lugar está aquí. ya no es tierra, todavía no es mar. no es vida falsa, no es vida verdadera. es tiempo. tiempo que pasa. y basta''
A. Baricco

lunes, agosto 24

de repente

como el pulso.
como el pulso,
acelerado y subterraneo,
pausado e interminable,
hilado detras de una costilla,
se entierra en ancla,
se pierde en la piel.. corta el aire.
está escondido en el vértice de un esquina,
espiando de espaldas.
se detiene porque se divierte,
pero vuelve, enloquece.
y se derrama en goteo en el suelo,
y dentro de poco se rearma,
subrepticiamente desaparece en la oscuridad,
absorbido en la respiracion.
y los muebles de casa aún respiran su último movimiento, chirriando,
al cerrar los ojos, trepa, desgarra, roza,
quitándote de nada,
y se aferra a las pestañas,
pero cae licuado en agua,
hasta los labios, el cuello..
arrastrandolo todo, y llevándose los gritos


te quiero para siempre de los siempres, Emily, agradecida por ti. (la coproductora)

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Es demasiado hermoso.. triste.. el cuenta gotas no sirve de nada ya que caen al suelo.

Jules dijo...

pero suben, es el pulso.

Anónimo dijo...

aunque trepa, desgarra y roza...

Jules dijo...

sí, aunque eso, anónimo.

AC dijo...

amé este poema. Se hizo pulso y se metió en mí, y allí quedará hasta confundirse conmigo.

Habiendo no-terminado de estudiar, me voy a dormir.


salut

(mis aplausos, guiños y sonrisas correspondientes a la coproductora, Emily)

Jules dijo...

qué será de él confundido en vos?

(han sido trasladadas sus 'cuestiones' a la coproductora, descuide)

buena noche

realidad



soy mas grande ahora, sin duda mucho más grande y justo tengo anteojos.